martes, 23 de marzo de 2010

Se alistan para la recolección

Diario de Morelos
Piden camiones desde diciembre.
Cerca de 30 camiones recolectores de basura esperan, en un predio de Vista Hermosa, que el alcalde Manuel Martínez Garrigós cumpla su plan de quitar la concesión a la empresa PASA para entrar en acción.
Se trata de unidades nuevas de color blanco y con emblema de la compañía Carrocerías y Equipos Municipales, SA de CV del modelo R-100, las que se encuentran en un predio del diputado local Javier Estrada.
Alrededor de 30 camiones recolectores nuevos esperan que el alcalde Manuel Martínez Garrigós cumpla la amenaza de revocar el título de concesión a la empresa Promotora Ambiental, SA (PASA) para entrar en acción.
Esto a pesar de que el Ayuntamiento de Cuernavaca tiene vigente un contrato por 20 años para la recolección, traslado y depósito final de la basura.
El hecho se asocia al anuncio que desde su campaña electoral había realizado Martínez Garrigós de cancelar el contrato a PASA, sin conocer aún los detalles del mismo, para entregarlo a otra empresa.
El ex regidor verde y director de Servicios Públicos, Alfredo Gutiérrez Trueheart, es señalado también como representante de la empresa a la que se pretende concesionarle el servicio.
Los nuevos vehículos, de color blanco, de la empresa Carrocerías y Equipos Municipales, SA de CV (CEMSA), del modelo R-100, forman una larga fila en un terreno identificado como propiedad del diputado local del Partido Verde Ecologista Faustino Javier Estrada González, a unos metros de la Cruz Roja.
De acuerdo con informes ciudadanos, el pedido de este parque vehicular data de diciembre de 2009, cuando Martínez Garrigós ya se desempeñaba como alcalde y reforzaba su intención de sacar de las calles de Cuernavaca a los camiones recolectores verdes de PASA.
El parque vehicular que permanece estático en el predio del rumbo de Vista Hermosa tiene un conservador costo aproximado global de 40 millones de pesos; es decir, aproximadamente un millón 300 mil pesos por unidad.
La cifra indicada salta por su incoherencia con el discurso del Ayuntamiento de Cuernavaca, a través de un comunicado, en el que destaca que la administración cuenta con escasos recursos.
Sin embargo, en donde los hechos y las declaraciones de funcionarios municipales sí evidencian total coherencia es en la presencia de los camiones recolectores nuevos y el bloqueo a los que utiliza la concesionaria PASA en su compromiso de prestar el servicio.
Las denuncias de que el incendio registrado en el relleno sanitario de Loma de Mejía no fue accidental sino provocado, la posterior clausura de ese sitio de depósito y el intento de inmovilizar los camiones del prestador del servicio coinciden con la aparición de los nuevos camiones recolectores.