sábado, 27 de marzo de 2010

Cierre del relleno en Loma de Mejía representaría un ahorro de 50mdp

José Luis Garcitapia
CUERNAVACA. Al confirmar el cierre del basurero de Loma de Mejía el presidente de Cuernavaca, Manuel Martínez Garrigós, manifestó que el ayuntamiento busca recuperar algunas de sus atribuciones para plantear ahorros al municipios y con ese dinero dotar de infraestructura y mejores servicios públicos a la comunidad.
Durante la instalación del Subcomité de Seguridad Pública en la colonia Cerritos de la delegación Antonio Barona, recordó que la postura de cancelar el basurero no es un capricho, sino un compromiso adquirido con la sociedad durante su campaña, a propuesta de la misma.
La cancelación definitiva del basurero Loma de Mejía es porque de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana (NOM) 083, Cuernavaca al encontrarse en entre diversas cuencas y ser una zona de recargas acuíferas dentro de sus predios, está prohibido por la federación instalar tiraderos de basura o rellenos sanitarios, porque contaminaría sus mantos y provocaría un severo daño al estado.
Por ello, indicó que hay un estudio profundo sobre el tiradero de Loma de Mejía por investigadores, quienes darán su veredicto y basado en éste se habrá tomado una decisión en beneficio de los cuernavacenses y no de algunos sectores empresariales.
El cierre del basurero, admitió que es una decisión complicada por los intereses económicos y partidistas que hay de por medio; sin embargo, destacó que por afecciones al entorno ecológico es un asunto necesario.
A lo anterior le aunó el costo por la concesión de la recolección, confinamiento y depósito de la basura que al municipio le cuesta cerca de 100 millones de pesos, los mismos que pueden disminuirse si el ayuntamiento se encarga del servicio.
Y lo sustentó con lo que paga el estado de Puebla por el mismo servicio y que son menos de 50 millones de pesos a la misma empresa Promotora Ambiental (PASA), que es un territorio más grande y que ha disminuido sus costos en ese tipo de concesiones.
En Cuernavaca reiteró que los 40 ó 50 millones de pesos que se pretenden ahorrar por el servicio de la basura, serán inmediatamente redistribuidos en la obra pública y mejorar los servicios públicos.
En este sentido, el diputado local Gabriel Haddad Giorggi apoyó la postura del presidente municipal de Cuernavaca, Manuel Martínez Garrigós, la que calificó de valiente porque se enfrenta a intereses mezquinos que benefician a unos cuantos, pero que son por el bien de toda una sociedad.
“Pero no sólo tiene el apoyo del diputado nuestro presidente municipal, también de todos los diputados del Congreso local, de nuestros compañeros diputados federales por Morelos y de una comunidad científica y académica que le pidió luchar contra los intereses de unos cuantos para ponderar los de la sociedad”, subrayó.
Haddad dijo que ahora cuando se apoya al pueblo se ve quiénes están con éste y no con los que solamente llegan para ver qué se llevan de Cuernavaca, una ciudad que hoy merece una oportunidad en materia de seguridad pública y mejores servicios.