jueves, 18 de marzo de 2010

Cuautla recibirá la basura de Cuernavaca, durante 30 días

Fernando Baltazar
CUAUTLA. Será la ciudad de Cuautla donde se recibirán cerca de 500 toneladas diarias de basura que genera Cuernavaca, dijo el presidente municipal Luis Felipe Xavier Güemes Ríos. Agregó que se cobrará un costo de cinco salarios mínimos por tonelada que ingrese al relleno sanitario “La Esperanza”, durante los siguientes 30 días.
Desde el pasado martes, las autoridades municipales de Cuernavaca contactaron a sus similares de Cuautla, para negociar el depósito de la basura en las instalaciones del relleno de la zona oriente, y resolver por un mes el conflicto que se ha generado con la clausura temporal en Loma de Mejía, administrado por la empresa PASA.
El alcalde de Cuautla confirmó la decisión y señaló que las autoridades locales se encuentran en la mejor disposición de colaborar para disminuir el problema en la capital del estado, y aclaró que a pesar del acuerdo se analizan las condiciones físicas reales en las que se encuentran dichas instalaciones para no generar un conflicto en la zona. “Se hará un análisis técnico para establecer si se cuenta con las condiciones para recibir tal cantidad de basura”, señaló que sí las hay.
Recalcó que se establecerán los mecanismos técnicos para que la gran cantidad de desechos que se depositarán no representen un grave problema al municipio.
Tras presentar la propuesta a los miembros del cabildo, que representa un ingreso diario de aproximadamente 27 mil 235 pesos diarios, que da un total de 817 mil 50 pesos por 30 días de servicio, se aceptó la propuesta, aunque se insistió en tener claras las condiciones en las que se encuentra el tiradero.
Güemes Ríos agregó que se firmará un convenio de colaboración, para que en éste se especifiquen las condiciones y los términos en los cuales se le apoyará al gobierno de Cuernavaca, esto con la finalidad de no afectar la operación del relleno sanitario.
Se destacó que existe un diagnóstico por parte de la Dirección General de Obras Públicas, que determinará la factibilidad de recibir los deshechos sólidos de Cuernavaca, sin poner en riesgo la capacidad del relleno sanitario “La Esperanza”.
Cabe señalar que desde el inicio de su funcionamiento, durante la administración de Arturo Cruz Mendoza, ahora regidor del ayuntamiento, las instalaciones que fueron proyectadas para un relleno nunca cumplieron con la norma y el sitio se manejó como si se tratara de un tiradero a cielo abierto.
Tal situación que prevaleció durante el gobierno encabezado por Sergio Valdespín Pérez, propició el incremento de los niveles de contaminación en la zona, con la reiterada fuga de lixiviados que afectaron la barranca que alimenta de agua a campos de cultivo de la zona sur de Cuautla y Ayala; también generó gran cantidad de basura a más de cien metros a la redonda por la presencia de fuertes vientos y no se diga de los incendios y explosiones que se registraron durante los últimos años, que incluso afectaron las tierras aledañas.