sábado, 20 de marzo de 2010

Con responsabilidad debe actuar PASA advierte un subsecretario

La Jornada Morelos
José Luis Garcitapia
CUERNAVACA. La determinación de rescindir la concesión de la basura es consecuencia de la decisión de Promotora Ambiental (PASA) de no salir a prestar el servicio de recolección durante tres días, afirmó Alfredo Gutiérrez Trueheart, subsecretario de Servicios Públicos Municipales, al tiempo de rechazar que la autoridad haya actuado con dolo en contra de la empresa.
Exigió a PASA actuar con responsabilidad y no emitir ni señalamientos ni acusaciones sin pruebas, ya que si denuncia que el incendio registrado el pasado domingo en el relleno sanitario de Loma de Mejía fue provocado, entonces debe de saber quiénes son los responsables, y presentar la denuncia correspondiente.
En rueda de prensa, Gutiérrez Truehart reconoció que en tanto no exista una resolución definitiva de cancelación del título de concesión, PASA podrá seguir prestando el servicio, aunque en los hechos ha demostrado que es incapaz de cumplir al 100 por ciento con la recolección de la basura y que actuó por venganza y en contra de los ciudadanos al no salir durante tres días.
De igual modo, reconoció que una vez que la empresa corrija las irregularidades existentes en Loma de Mejía, que motivaron la clausura temporal, el relleno sanitario podrá reabrir operaciones, conforme lo marcan las normas ambientales.
Por otra parte, representantes de asociaciones ambientalistas y de la sociedad civil de la capital y su zona conurbada, se pronunciaron a favor de las acciones emprendidas por el alcalde Manuel Martínez Garrigós, con relación al cierre del relleno sanitario de Loma de Mejía, el cual consideraron debe ser clausurado de forma definitiva, lo anterior al reunirse con el secretario de Desarrollo Urbano y Obras, José Manuel Rodríguez Cota, para proponer diversas acciones que resuelvan de fondo la problemática que se genera por la recolección, traslado y disposición final de los residuos sólidos.
Luis Tamayo, representante del grupo de investigación Ecosofía, a nombre de más de 20 asociaciones, refirió que dentro de las propuestas se integra el compromiso de colaborar en la educación a la sociedad para la separación de residuos sólidos, lo que permitiría reducir hasta en un 50 por ciento el volumen de los desechos que llegan a los rellenos sanitarios.
Agregó que otra de las propuestas gira en torno al establecimiento de centros de acopio en diversos puntos de la ciudad capital así como emprender una serie de acciones que permitan convertir a Cuernavaca en un modelo de ciudad limpia a nivel nacional.
Precisó que meses antes de que se estableciera el relleno sanitario en Loma de Mejía, cientos de investigadores y científicos firmaron un documento para advertir a las entonces autoridades municipales de Cuernavaca que éste no cumplía con lo que marca la norma 083 en materia de ecología y protección al medio ambiente, carta que fue ignorada por el ayuntamiento.
Advirtió que el relleno sanitario pone en riesgo la salud de miles de habitantes de la región sur del estado, toda vez que la filtración de lixiviados contaminan los mantos acuíferos que surten del líquido a las poblaciones.
A su vez Virginia Espino de la organización Remexmar estimó que a través de la educación ciudadana se podrá hacer frente a la problemática que generan los desechos sólidos. “Es tiempo de que la ciudadanía asuma también su responsabilidad y contribuya con la separación de los desechos”, dijo.