jueves, 25 de marzo de 2010

El servicio de la recolección de basura podría ser estatizado

José Luis Garcitapia
CUERNAVACA. El alcalde Manuel Martínez Garrigós rechazó ayer que su administración tenga la intención de entregar a otra empresa la concesión del servicio de recolección y confinamiento de la basura que genera Cuernavaca, por el contrario –indicó- su gobierno busca que éstos regresen a manos de la autoridad municipal.
Asimismo, se deslindó de la aparición de más de 30 camiones para la recolección de basura en un predio del diputado Javier Estrada González y de las acusaciones que la empresa Promotora Ambiental (PASA) ha hecho respecto al incendio registrado en el relleno sanitario de Loma de Mejía y las calificó como “una cortina de humo” y que hubo dolo en el manejo que se dio a dicha información.
En rueda de prensa, tras sostener una reunión con los miembros de su gabinete, en la que el tema central fue la basura, el alcalde Martínez Garrigós dejó en claro que el futuro del relleno sanitario de Loma de Mejía y de PASA está en manos de los resultados que arroje la Unidad de Verificación y el “litigio” legal que enfrenten con el ayuntamiento a su cargo.
Sin embargo, rechazó que su gobierno pretenda quitarle a PASA la concesión de la basura para entregársela a otra empresa. “Nosotros nos queremos quedar con el servicio”, para terminar la práctica del “teléfono descompuesto” que la concesionaria le aplica a la autoridad municipal y que ha obligado a ésta a tener que salir a limpiar la ciudad con el personal y equipo del ayuntamiento.
Martínez Garrigós agregó que en tanto la autoridad recupera la prestación del servicio ha solicitado a PASA sea eficaz en la recolección y limpieza de la ciudad, reanude el “campaneo” para que la población acuda con oportunidad a entregar sus desechos sólidos y reduzca los costos de operación y de confinamiento final entre un 20 y 30 por ciento, toda vez que actualmente la basura representa el 12 por ciento del total del presupuesto municipal.
En este sentido, anunció que el ayuntamiento iniciará una campaña para la separación de los desechos, la instalación de centros de acopio de materiales reciclables, un programa de intercambio de PET por tortillas y otros productos alimenticios y la generación de una nueva conciencia ecológica, con el objetivo de reducir entre un 40 y 50 por ciento la basura que genera la ciudad.
Así, Martínez Garrigós reiteró que su gobierno no pretende quitar a PASA la concesión de la basura para entregársela a otra empresa como difundió un medio de comunicación local; esa, dijo, es una especulación que no coincide con el objetivo de recuperar el servicio de recolección de la basura.
En tanto, Alfredo Gutiérrez Truhaert, subsecretario de Servicios Públicos y Ecología, se deslindó de la aparición de más de 30 camiones para la recolección de basura en un predio de la familia Estrada González. “Yo y el ayuntamiento no tenemos nada que ver con ello (y) es necesario que quien acusa presente las pruebas”, concluyó.