jueves, 14 de agosto de 2008

Ciudades ¿Verdes?

Editorial
LA JORNADA MORELOS

El discurso del alcalde capitalino de ayer, no tiene desperdicio. Entre sus afirmaciones, amenazas y críticas se denota una clara intención de engaño que si bien causa pena y coraje, induce a reflexionar sobre la falta de ética de nuestros gobernantes, que ya no sólo intentan asesinar al tiempo con palabras huecas, sino desfigurar y manipular la historia, la realidad de las cosas.
Ante los cuestionamientos de los opositores al relleno en Loma de Mejía, que aún sostienen su campamento de protesta en el patio de la sede del ayuntamiento, Jesús Giles amenazó con que volvería aquel “octubre negro” de 2006, cuando en Cuernavaca fueron rebasados los límites de basura en las calles, situación que no ha dejado de ser una realidad fehaciente pero que en ese momento rebasó los límites ante la mirada complaciente de la autoridad, que por debajo del agua negociaba suculentos negocios y cargos -como el que ahora ostenta la bien llamada “reina de la basura” en un cada vez más inútil instituto-, y lo preparaba como el proyecto salvador mientras los capitalinos clamaban por acciones paliatorias como aquellas jornadas de fumigación en los contenedores más visibles. El alcalde que ganó la votación en 2006 para gobernar a la capital morelense dijo que está lista la mesa del diálogo pero que el relleno sanitario se va a hacer porque es viable y porque se le da la gana. Invitó a sus opositores al foro Ciudades Verdes ¿Cuáles?