domingo, 18 de enero de 2009

Impiden vecinos de Temixco acceso a camiones de basura de la empresa PASA

Al relleno sanitario de Loma de Mejía
El Sol de Cuernavaca
Jessica Arellano

Temixco, Morelos.- Vecinos de Temixco, integrantes de diversas asociaciones ambientalistas, e investigadores de la UNAM, acompañados de diputados federales y estatales lograron acceder a la fuerza al relleno sanitario de Loma de Mejía, además de impedir por un lapso de poco más de una hora el acceso de camiones recolectores de basura de la empresa PASA. Expertos manifestaron que no se cumple con las mínimas medidas de seguridad en su operación.
El punto de reunión fue la tranca de la colonia "Laura Ortega", al lugar arribaron ambientalistas, vecinos de Temixco, Saúl Roque Gonzáles representante de los 13 pueblos, el investigador de la UNAM Antonio Sarmiento Galán, así como el diputado federal de extracción priísta, Samuel Palma y el diputado local Mario Elizondo y Barrera.
Al medio día, arribaron el contingente al relleno sanitario de Loma de Mejía, en donde ambientalistas y vecinos de la zona en contra del proyecto impidieron el paso de los camiones de recolectores de basura de la empresa PASA, colocándoles inclusive mantas.
Los manifestantes solicitaron a encargados del lugar poder acceder, petición que les fue denegada, pero al momento que el personal abrió la puerta de maya para dejar entrar a medios de comunicación, los quejosos jalonearon la reja logrando entrar a la fuerza.
Posteriormente accedieron los diputados y el investigador de la UNAM, a quienes encargados del relleno sanitario les explicaron el funcionamiento del mismo.
Una vez concluido el recorrido, el investigador de la UNAM, Antonio Sarmiento Galán manifestó, que se pudo constar que el lugar se encuentra lejos de operar como un relleno sanitario, y argumentó que se trata más bien de un tiradero a cielo abierto.
Antonio Sarmiento explicó que ninguna de las celdas cuenta con las condiciones para operar, "Con pala mecánica se está cubriendo con la misma arena la basura, en vez de utilizar arcilla; no hay pozos de monitoreo; hay un pequeñísimo pozo de lixiviados y las carencias son enormes; no hay una bascula a la entrada, no hay planta de superación de los desechos; hay colchones, botellas de plástico y vidrio, latas de metal todo revuelto, la basura tal cual la saca uno con bolsas, amarradas".
Aseguró que es evidente el riesgo ambiental a la zona, el cual se incrementará en la próxima temporada de lluvias, "Como el terreno es arenoso, se va a filtrar el agua, eso acelera la lexivición, estos ácidos perforan cualquier cosa; ni siquiera pusieron una capa de arcilla que hubiera impermeabilizado un poco y detenido el paso de los líquidos".
El investigador de la UNAM evidenció que la empresa PASA cercó el lugar invadiendo zona federal, pasando por encima de las barrancas, las cuales dijo, la Comisión Nacional de Agua informó primeramente a PASA y a la Profepa que se trata de una zona de recarga de los mantos acuíferos, por lo que no era viable desarrollar el proyecto en Loma de Mejía, "Información que intentaron ocultar, tuvimos que ir a consultar el archivo de la Ciudad de México para enterarnos de que ya estaba la respuesta de la CNA".
Luego de permanecer por poco más de una hora en el lugar, funcionarios, vecinos y ambientalistas se retiraron, quienes por cierto tomaron algunas muestras de la geomebraranas perforadas.