viernes, 20 de agosto de 2010

Peligran ciudadanos; aumentan lixiviados

A16 días de iniciado el conflicto por la recolección de basura, con las calles de la ciudad llenas de bolsas con residuos y ante la presencia de las lluvias que arrastre estos desechos hasta las barrancas o provoque la filtración de los lixiviados hacia los mantos acuíferos, las autoridades del sector Salud no han emitido una alerta sanitaria al respecto.
Ante este panorama, DDM consultó con autoridades del sector Salud y la Ceama, quienes confirmaron que la acumulación de bolsas y botes de basura en la calle se ha convertido en un riesgo de salud para la población, pues lixiviados y bacterias pueden provocar la aparición de enfermedades gastrointestinales y de la piel, además de contaminar las barrancas.
“Cuando los residuos se desechan de este modo se convierten en un riesgo, pues el 85 por ciento de la basura del hogar son orgánicos, mismos que generan lixiviados, produce bacterias y fauna nociva”, explicó el jefe del departamento de Control de Enfermedades de los SSM, Alfonso de Jesús Alcalá Pineda.
Al filtrarse los lixiviados en el subsuelo, existe el riesgo de que los mantos acuíferos y la tierra se contaminen, por lo que si el ser humano llega a consumir agua o productos del campo contaminados, podría contraer enfermedades.
Y es que, aún en algunas zonas rurales las personas utilizan el agua de río para uso humano, por lo que también podrían enfermarse de dermatitis.
Por ello, las autoridades de salud recomiendan a la población separar los residuos orgánicos e inorgánicos, así como evitar acumular las bolsas de basura en las calles.
“Lo más importante es que la basura se recicle y se separe y colocar los residuos en recipientes con cal, mientras que se restaura el servicio de recolección”, mencionó.
Por su parte, el secretario ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua y Medio Ambiente (CEAMA), Fernando Bahena Vera, infirió que hay un riesgo mayor de que las barrancas que atraviesan Cuernavaca puedan ser contaminadas por la presencia de bolsas de desechos sólidos en las calles, las cuales han sido arrastradas por el agua de las lluvias.
Explicó que el riesgo es mayor debido a que el servicio de recolección en el municipio no se restablece de manera plena.
“Reconocemos el esfuerzo que está haciendo el municipio para prestar el servicio. Eso es un tema, para nosotros, muy importante: reconocer que Cuernavaca tiene la disposición de dar un servicio que sea eficiente a los ciudadanos”.
Explicó que, al final de cuentas, es un asunto que no es rápido o sencillo y que requiere que se prepare a la gente que se encuentra operando los camiones y trabajando en la recolección de basura, para que se haga de la mejor manera.
Añadió que siempre que existen residuos sólidos en la vía pública o en las calles hay un foco de infección y un foco de afectación a la salud.
La primera de ellas es que los desechos sólidos están expuestos a la fauna urbana, destacando los perros y los gatos, que son los que riegan la basura. De esta manera, se genera una fuente de infección y una imagen negativa a la ciudad. Además, añadió que moscas, cucarachas y roedores se juntan en los sitios en donde se acumula basura.
Bahena Vera recomendó que se atienda la logística para la recolección y que se respeten los horarios, para que se evite sacar las bolsas de basura a la calle y se queden por varios días.