jueves, 19 de junio de 2008

Se niega a declarar ante el fiscal público

José Luis Rojas
El Sol de Cuernavaca, 19 de junio de 2008.

Cuernavaca, Morelos.- A una semana de que se registrara el atentado en contra del ayudante municipal de la comunidad de San Antón, Cristóbal Martínez Robles, que le dejó como consecuencia cuatro fracturas en las extremidades, presumiblemente por su postura de rechazo al relleno sanitario de Loma de Mejía, la Procuraduría General de Justicia informó que por segunda ocasión trató de recabar la declaración de la víctima, pero éste, asesorado por su abogado, se negó a presentarla. El procurador general de Justicia, Francisco Coronato Rodríguez, "ordenó este martes que un agente del ministerio público y su auxiliar se presentaran en el lugar donde se encuentra Cristóbal Martínez para recabar su declaración y, de nueva cuenta, asesorado por su abogado se reservó su derecho de hacerlo", informó ayer el subprocurador Metropolitano, Mario Vázquez Rojas.
El funcionario dio a conocer lo anterior, al tiempo en que reconoció que ya había rendido su declaración en torno a estos hechos, la persona que acompañaba a Cristóbal Martínez el día en que fue privado de su libertad por unos desconocidos y haberlo lesionado. De igual manera, comenta el subprocurador, la madre de la víctima ha comparecido en torno a estos hechos, según la averiguación previa HG/1ª/350/09-06. Sin embargo, volvió a insistir Vázquez Rojas en que lo fundamental es que Cristóbal Martínez comparezca, rinda su declaración y nos aporte mayores datos, más información que nos ayude a identificar a los agresores para detenerlos, de otra manera, es muy difícil hacerlo, pero aceptó que el afectado está en su derecho de rendir o no su declaración. Como se informó el miércoles de la semana pasada, según trascendió, cuatro sujetos que se dijeron elementos de la Agencia Federal de Investigaciones secuestraron a Cristóbal Martínez, "levantándolo" junto con su acompañante cuando ambos salían de un hotel-restaurante, y cuadras adelante dejaron en libertad al amigo del ayudante y sólo se llevaron a éste. Horas después Martínez Robles fue encontrado con lesiones en un codo, una pierna y un pie, en terrenos del ejido de Santa María, tras haber sido amenazado de muerte y golpeado salvajemente, presumiblemente en venganza porque se opone a la realización del relleno sanitario en Loma de Mejía.