viernes, 13 de junio de 2008

Juan S. Mambo
El Regional, 13 de junio de 2008.

Versiones encontradas circulan respecto al atentado que sufrió el ayudante municipal de San Antón, Cristóbal Martínez Robles; sin embargo, hay dos coincidencias básicas: la primera es que el proyecto del relleno sanitario se desarrollará en Loma de Mejía, pésele a quien le pese, mientras que la segunda, es que todo podría tratarse de un auto atentado.
En un recorrido por la sede del ayuntamiento capitalino, donde el alcalde brillaba por su ausencia debido a que se encontraba festejando su cumpleaños, se logró obtener la versión de dos regidores y del síndico municipal, quienes en un primer momento, repudiaron el incidente y afirmaron que se debe llegar hasta las últimas consecuencias para esclarecer el crimen.
El síndico municipal de Cuernavaca, Roque González Cerezo, señaló que evidentemente este incidente es un golpe al ayuntamiento capitalino, pero de ninguna manera influirá en la realización del proyecto del relleno sanitario, pues son dos asuntos completamente distintos.
“Como autoridades estamos dispuestos a colaborar para esclarecer los hechos, rechazamos las versiones que ligan el incidente con el ayuntamiento y, por supuesto que el proyecto sigue, nada tiene que ver una cosa con la otra”, dijo tajante el funcionario municipal.
No obstante, señaló que según la información con la que cuenta, existen circunstancias “extrañas” que deberán aclararse ante el Ministerio Público, como es el tiempo en que ocurre el atentado y el momento en que comienza a darse a conocer la información a los medios de comunicación.
Por su parte, el regidor panista, Víctor Manuel Miranda Romero, fue más allá y consideró que una persona no puede detener un proyecto como el de Loma de Mejía, sobre todo cuando no se ha aclarado las circunstancias por las que fue atacado y privado de su libertad.
“Hay que recordar el asunto del ex gobernador de Oaxaca (José Murat) quien estuvo involucrado en un autoatentado, no vaya a tratarse de algo similar”, dijo.
De cualquier modo, indicó que es indispensable ser prudentes y evitar hacer leña política de este asunto que debe estar en manos de las autoridades encargadas de la persecución del delito.
También fue entrevistado el regidor encargado de la Comisión de Derechos Humanos de la capital, Manuel García Quintanar, quien repudió los hechos, pero también indicó que será la autoridad competente la que determine si son ciertas o falsas las diversas hipótesis que se han vertido al respecto.
Y enumeró estas hipótesis: los responsables son parte del ayuntamiento, los responsables son gente que buscan desestabilizar el gobierno de Jesús Giles, los responsables son personas que busca frenar el proyecto del relleno sanitario, el incidente se debió a un asunto personal o, en el último de los casos, podría tratarse de un auto atentado.
Finalmente, el regidor consideró a Cristóbal como una persona pacífica, cuyas ideas respetaba aunque no las compartía y ofreció toda la ayuda que pudiera dar desde la comisión que representa.