miércoles, 9 de septiembre de 2009

Inminente contaminación en Loma de Mejía

Francesco Taboada Tabone
La Jornada Morelos
El deslave de basura, arena y lixiviados hacia la barranca La Colorada, una de las últimas que aún se conservan limpias, ocurrido el pasado 5 de agosto, puso al descubierto lo que ya todos sabíamos: el relleno sanitario en Loma de Mejía no cumple con ninguna norma, viola la ley y contamina nuestra agua. El 30 de agosto, amaneció un camión de basura de la empresa PASA desbarrancado también en La Colorada. En este tiempo de escasas lluvias, donde es imperante preservar nuestras reservas de agua, el caso de Loma de Mejía se convierte de nuevo en objeto de interés para de la sociedad. La Comisión de enlace del alcalde electo anunció que “revisará las condiciones en las que se estableció el contrato para el manejo y confinamiento de los residuos sólidos urbanos con la empresa PASA”(1). El grupo de ciudadanos que con el apoyo de investigadores de la UNAM hemos seguido de cerca este tema podemos dar luz al nuevo alcalde sobre esta historia. Basta recordar los siguientes puntos: el basurero se encuentra en una zona que por decreto presidencial fue declarada “Área de protección forestal”; el terreno arenoso, propio de la loma, impide que un basurero funcione correctamente, pues los lixiviados se transminan contaminando los ríos subterráneos que abastecen de agua potable al sur del estado, violando así, la Norma Oficial Mexicana 083, que regula este tipo de proyectos; en el área se encuentran dos especies endémicas en extremo peligro de extinción: el cangrejito barranqueño y la carpita morelense, un ahuehuete de más de 500 años y más de 12 manantiales. A tres metros del basurero se cultiva maíz y sorgo y se practica la ganadería en baja escala y varios núcleos humanos tienen su residencia. Dadas las circunstancias, el lugar es el menos apropiado para un basurero. Aquí también vale la pena recordar que una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), favorable a la empresa PASA, es lo que otorgó luz verde a la construcción. Oscar Dorado, investigador de la UAEM, fue escogido por los interesados para realizar dicho manifiesto. Investigadores y especialistas de todo el país objetaron el resultado de este documento. Incluso investigadores que participaron en el equipo de Dorado se deslindaron públicamente del resultado final de la MIA. Dorado entonces decidió hacer caso omiso a estas observaciones argumentando que sí se podía llevar a cabo el proyecto si se utilizaban las “medidas de mitigación” que él recomendaba. A grandes rasgos, estas “medidas” consistían en cavar pozos de monitoreo para verificar que el agua no se contaminara, hacer una barrera de árboles para evitar el mal olor y la contaminación del aire en los poblados contiguos, separar la basura, para que sólo fuera un basurero de desechos residenciales, no industriales. Hoy, ninguna de estas medidas se han realizado. El llamado relleno sanitario funciona como un basurero a cielo abierto. En reciente visita a nuestro estado de una Delegación de Observadores italianos el pasado 29 de julio, el ayudante municipal de Santa Úrsula, colonia colindante con el basurero, denunció que la peste producida por el basurero invade su colonia por las tardes. Habitantes de la colonia Lauro Ortega también denunciaron la contaminación del río intermitente de la barranca La Colorada. Esto me hizo recordar un programa televisivo transmitido antes de qué se construyera el basurero en el que le preguntaban a Dorado: ¿Quién será el responsable cuando se comience a contaminar el agua a causa del basurero? Hoy, el agua se está contaminando y ahora es la ciudadanía la que le pregunta al biólogo Oscar Dorado si él se hará responsable del ecocidio. Si Oscar Dorado hubiera hecho su trabajo honestamente desde un principio, el resultado de la MIA hubiera dado como negativo el lugar y simplemente se hubiera tomado en cuenta otro sitio de los más de 10 que la UNAM propuso. Otros trabajos de Dorado nos muestran sus valores éticos con relación a Manifestaciones de Impacto Ambiental. Dorado elaboró la MIA con la que el INE le autorizó al cuñado de Salinas de Gortari, Guillermo Occelli, su fraccionamiento residencial La Quinta Piedra en tierras ejidales de Tepoztlán. Hoy estas tierras han sido recuperadas por la comunidad debido a las inconsistencias de dicho proyecto. Dorado también es el autor de la MIA que permitía a la empresa KS construir el tristemente célebre Club de Golf en Tepoztlán que provocó la muerte del tepozteco Marcos Olmedo a manos de la policía del estado (hecho videograbado) y la posterior caída del gobernador Jorge Carrillo Olea. Lo inaceptable en estos tres casos es que Oscar Dorado utiliza a nuestra Universidad Autónoma del Estado de Morelos como fiadora de los estudios que realiza.(2)
Por su parte, la empresa PASA ha sido cuestionada por la mala prestación de servicios, en Monterrey, Nuevo León, en los municipios de Guasave y Ahome, Sinaloa, en Guaymas, Sonora, en San Luis Potosí, y en Xalapa, Veracruz. En Sabinas, Coahuila y Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, se le revocó la concesión.(3) Aquí en Cuernavaca hace tres semanas, investigadores de la UNAM y pobladores de Santa María descubrieron que PASA pavimentó sin permiso un camino en el área protegida por el POET, derribando árboles y preparando el sendero para el conflicto social. Por si fuera poco, la autoridad aún no ha deslindado responsabilidades en torno al secuestro y tortura de la que fue objeto Cristóbal Martínez, activista en contra del relleno sanitario.
Estimado Manuel Martínez Garrigós, por respeto a la legalidad, al medio ambiente, a la voluntad de los contribuyentes, a la seguridad de los ciudadanos, a nuestra imagen internacional y a nuestra cultura milenaria, ¡El basurero en Loma de Mejía debe clausurarse ya y el programa municipal de centros de acopio debe comenzar a funcionar!
* Autor de la película documental 13 Pueblos en defensa del agua, el aire y la tierra, multipremiada internacionalmente.
1) La Jornada Morelos, 24 de julio de 2009, p. 3.
2) Con información del libro Tepoztlán, crónica de desacatos y resistencia, de María Rosas, Ediciones ERA, México, 1997.
3) Orizabaenred.com.mx, 6 de febrero de 2009 y La Jornada San Luis, 7 de febrero de 2009. Más información en www.13pueblos.com y en www.youtube.com/watch?v=PRbfdCc1nOg