miércoles, 3 de febrero de 2010

Más de 30 familias exigen cierre de Loma de Mejía

Elizabeth Cuevas Villalobos
CUERNAVACA. Integrantes del Frente morelense por una vivienda digna exigieron al ayuntamiento de Cuernavaca la clausura del relleno sanitario que sigue operando en Loma de Mejía, ante el riesgo de que sus predios sean contaminados.
A decir del vocero, Rosendo Robles Hernández, más de treinta familias adquirieron predios en el ejido de San Antón, los cuales se ubican a un kilómetro de distancia del centro de confinamiento y ello pone en riesgo latente la contaminación de los terrenos por la filtración de lixiviados durante la próxima temporada pluvial y los malos olores que desprende el relleno.
A una semana de cumplirse el plazo establecido por la comisión especial de regidores que revisa el contrato de concesión con la empresa Promotora Ambiental (PASA), los integrantes del movimiento insistieron a las autoridades el cierre inmediato en las operaciones del relleno en mención.
“No pueden seguir haciendo oídos sordos a las demandas sociales, queremos que el ayuntamiento conozca las irregularidades cometidas por la administración anterior que sepa de nuestro peregrinar, porque el terreno de 40 mil metros que adquirimos está junto al relleno sanitario, al cual nosotros nos opusimos a su instalación pero fuimos oprimidos”. Robles Hernández recordó que durante la administración del ex alcalde capitalino Jesús Giles Sánchez el movimiento fue oprimido y todas las demandas fueron desechadas.
Insistió en que el grupo inconforme mantendrá su postura contra el funcionamiento del centro de disposición de los desechos sólidos, hasta que sea cancelado por el presidente municipal, Manuel Martínez Garrigós, como una de las principales promesas de campaña.
El problema, agregó el vocero, es que las familias que adquirieron su predio en el ejido de San Antón están a punto de ocupar sus terrenos y por ello exigen el cierre del relleno que podría causarle afectaciones en la salud por la contaminación de la zona.
A lo anterior, los integrantes del frente se sumaron al juicio político contra el presidente municipal, Roque González Cerezo, por sus omisiones en materia de seguridad y la muerte de seis personas durante un operativo en el que policías de Cuernavaca acudieron desarmados para la detención de tres delincuentes que siguen prófugos de la justicia.