miércoles, 24 de febrero de 2010

Autoritarismo de gobernantes afectó relleno de Loma de Mejía

Dulce Maya
CUERNAVACA. En medio de la controversia por el cierre definitivo o la conservación del relleno sanitario de Loma de Mejía, Rosalba Sandoval Araiza, presidenta de la Red Mexicana de Manejo Ambiental de Residuos (Remexmar-Morelos) lamentó que gracias a una forma de gobierno autoritario que no permitió el consenso ciudadano, se canceló la posibilidad de contar con una opción viable en el manejo de los residuos.
Al presentar la nueva mesa directiva de esta red de organizaciones sociales destinadas a la protección del medio ambiente, Sandoval Araiza, consideró que el error en la puesta en marcha de este proyecto, no recayó en los técnicos que se encargaron del proyecto, sino que radicó en el contar con una política de gobierno muy arraigada, “muy autoritaria”, desde la parte gubernamental.
Reiteró que la política de gobierno autoritaria que aplicó la administración de Jesús Giles, primero y de Roque González Cereso después, impidió evitar a la hora de tomar decisiones en torno a Loma de Mejía, daños irreversibles en ese paraje destinado al confinamiento de los residuos.
“En este caso, lo que fue más evidente, fue que al no apegarse a la ley y al no tener el consenso de toda la ciudadanía, no hubo una opción para poder manejar adecuadamente los residuos, el hacer la celda emergente sin tener la tecnología necesaria, dio al traste al proyecto y no hay manera de que, remediando el terreno, se pudiera lograr”, evaluó.
Por otro lado, los integrantes de esta red fijaron como meta para este año, trabajar conjuntamente para fortalecer e impulsar la Red de Escuelas Comprometidas con el Ambiente (RECA), el Consejo Interinstitucional de Ecuación Ambiental (Conidea) y la Red Morelense de Productores de Composta.
Así como elaborar e instalar un plan estatal de manejo de llantas usadas, de pilas alcalinas y de fármacos caducos, entre otros proyectos.