sábado, 21 de febrero de 2009

Llevan a Salud queja vs. el relleno

Diario de Morelos

Un grupo de manifestantes en contra del relleno sanitario en Loma de Mejía se manifestó en las oficinas de la Secretaría estatal de Salud para exponer el peligro que el basurero representa para las familias que habitan al rededor.
Encabezados por las ambientalistas Flora Guerrero Goff y Larisa de Orbe, aproximadamente cinco decenas de personas del Frente Amplio Afectado por el relleno sanitario exigieron la intervención de las autoridades de salud para detectar las anomalías.
Los manifestantes entregaron a un representante del secretario estatal de Salud, Víctor Manuel Caballero Solano, un documento al que llamaron un expediente completo de las irregularidades cometidas por la Comisión Estatal del Agua y Medio Ambiente (CEAMA) al autorizar un manifiesto de impacto ambiental, aun cuando había fallas.
"La denuncia popular es que tomen cartas en el problema de salud pública que se ha convertido el basurero (...) estamos aportando elementos para que inicien una investigación completa sobre ese asunto", señaló la activista Larisa de Orbe.
Para aumentar la presión, los citados documentos también fueron entregados a la diputada priista Enoé Salgado Jaimes, presidenta de la Comisión de Salud en el Congreso estatal, pues presumieron que a la legisladora Claudia Iragorri Rivera, de la Comisión de Medio Ambiente no le interesó.
Entre los documentos que los ambientalistas entregaron también estaba el primer informe de supervisión al relleno sanitario, realizado de noviembre a diciembre de 2008, el cual, consideraron, reportó todas las fallas existentes.
Luego de media hora de consignas contra el tiradero y las autoridades, una comisión de manifestantes fue recibida por Manelik Ramírez Acevedo, representante del secretario de Salud estatal, a quien le entregaron toda la documentación.
Los ambientalistas y afectados por la operación del relleno sanitario comentaron que continuarán su lucha hasta que las autoridades les hagan caso, pues en varias ocasiones han demostrado tener la razón, sólo que el ayuntamiento se niega a aceptarlo.
El documento
Los ambientalistas entregaron un documento al que llamaron “Expediente completo de irregularidades cometidas por la CEAMA” al autorizar un manifiesto de impacto ambiental, a pesar de que había fallas.