miércoles, 4 de noviembre de 2009

Ocurrente cerrar relleno capitalino

*No amenaza el ambiente: Dorado
Mónica González
Cuernavaca, Morelos.- El doctor Oscar Dorado Ramírez, investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) calificó como "una ocurrencia" que se pretenda cerrar el relleno sanitario de Loma de Mejía, al indicar que no representa ninguna amenaza para el medio ambiente; sin embargo, refirió que si las autoridades municipales insisten en cancelarlo deberá hacerse un seguimiento en los próximos dos años para el tratamiento de las miles de toneladas de desechos ya depositados o de lo contrario, se provocaría una catástrofe ecológica en la zona.
Una vez que conoció la propuesta del alcalde de Cuernavaca, Manuel Martínez Garrigós de cerrar el relleno sanitario en los próximos seis meses, el investigador y quien fue uno de los científicos que avaló la permanencia de este lugar para el confinamiento de la basura, calificó como bueno el que los candidatos cumplan con lo que prometen.
Sin embargo, refirió que en ocasiones estas promesas de campaña son planteamientos llenos de "ocurrencias", toda vez que dijo no estar seguro si el actual alcalde tiene los elementos necesarios para fundamentar que el relleno sanitario contamina, cuando desde un principio se comentó que ello no era así.
Hasta el momento, subrayó, no conoce la condiciones en que se encuentra el relleno sanitario; empero, refirió que lo último que se ha dicho es que el relleno sanitario es una fuente de contaminación lo que resulta irreal y denota que el presidente municipal tiene malos asesores respecto al tema del medio ambiente.
Dudó en que la actual administración municipal tenga ya un lugar en donde reubicar el relleno sanitario, pero de ser así, avaló el que ya no se tengan problemas para la disposición final de los residuos sólidos, en tanto que mencionó que si no tiene todavía un espacio, pues lo tendría que pensar antes de estar declarando ciertas cosas que no puede cumplir.
En este sentido mencionó que de concretarse el cierre del Relleno Sanitario de Loma de Mejía, deberá asegurarse por lo menos por los próximos dos años un seguimiento para el tratamiento de las miles de toneladas de desechos depositado en los últimos meses, o de lo contrario provocará una catástrofe ecológica en la zona.
Dorado Ramírez, advirtió que la empresa que opera el tiradero y las mismas autoridades municipales, deben asegurarse mediante un contrato, que dicha medidas de mitigación del impacto ambiental y tratado de los desechos, se realicen por dos años más a partir del cierre.
Precisó que el cúmulo de desechos y sustancias que pueden ser dañinas para el suelo y la ecología de la zona representan una amenaza mucho mayor si dejan de tratarse, pues hasta el momento de su operación se ha cumplido con las recomendaciones de los especialistas y eso ha evitado algún daño al medio ambiente.