domingo, 11 de octubre de 2009

Será cerrado el relleno sanitario: alcalde electo

JOSÉ LUIS GARCITAPIA
CUERNAVACA. En un plazo de seis meses será cerrado el relleno sanitario de Loma de Mejía, anunció Manuel Martínez Garrigós, alcalde electo de Cuernavaca. Informó que ese fue el acuerdo con la empresa Promotora Ambiental SA (PASA), concesionaria del servicio de recolección y confinamiento de los desechos del municipio.
Dijo a los ciudadanos de Cuernavaca que tengan la certeza que no se repetirá una crisis por la basura, ya que el acuerdo alcanzado con dicha empresa es construir un nuevo relleno sanitario fuera del municipio, para el confinamiento de todos los desechos domésticos de la capital de Morelos.
Cabe señalar que el cierre del relleno de Loma de Mejía fue un compromiso de campaña del candidato priísta a la presidencia municipal, que –según anunció ayer mediante un comunicado- será cumplido en respuesta a los habitantes de las colonias que se sienten afectadas por la ubicación de dicho sitio de confinamiento y para evitar daños al medio ambiente.
Tanto en Alta Vista como en Ciudad Chapultepec, el alcalde electo agradeció la promoción electoral a favor del PRI y el voto de confianza. Solicitó el respaldo social para los diputados locales de Cuernavaca Jorge Arizmendi García, Fernando Martínez Cué, Omar Guerra Melgar y Gabriel Haddad Georgi, quienes han demostrado que el tricolor genera espacios de acuerdo y consenso. Señaló que trabajará con ellos esquemas para lograr mejores presupuestos para el desarrollo del municipio.
En lo que respecta a los compromisos de campaña que firmó ante notario público, Martínez Garrigós indicó que son más de 500 entre obras y acciones, de los cuales más de la mitad corresponden al ámbito federal y estatal, por lo que será necesario llevar a cabo un intenso trabajo de gestión que deberá coordinar con los diputados locales, regidores y el PRI. Se mostró optimista aún cuando se sabe que se reducirán las partidas presupuestales, alrededor de 300 millones menos que la administración saliente, destacó que uno de los reclamos más sentidos de los cuernavacenses es que habiendo recursos no hubo obra pública ni infraestructura ni buenos servicios públicos, ni desarrollo de ningún tipo.